Diario de viaje #1

Los que me conocen, saben que yo por las buenas bien, pero por las malas, soy muy malo, jejeje. No, en serio, menuda frase de mierda, “yo por las buenas bien, por las malas, soy malo”, menuda puta mierda, joder, ¿quién es bueno por las malas? ¿Jesucristo? “Te han robado la bicicleta, mira, ese tipo, está ahí, dile algo”, “no, que por las malas soy bueno, ¡un saludo chaval!”. Joder, “por las buenas bien”, menudo crack, ¿no?, máquina, figura, pirámide. En fin, que me pierdo, los que me conocen, saben que yo soy muy amigo de mis amigos, y mejorpppfff vale ya ya, para ya joder, y céntrate.

Voy.

Los que me conocen, saben que soy de los que disfruta viajando. Mi droga preferida viene algunas veces en papelina, llena de códigos de barras y en inglés, con un destino escrito en ella; y otras veces en cartón, si el cacharro en el que me subo no es un pájaro gigante de metal, si no que es un maravilloso tren, en el que se viaja mucho más despacio y se disfruta mucho más.  Para mí un viaje no merece la pena si, al menos, una experiencia de las que he hecho durante el mismo, son de esas que nunca le contarías a tu madre.

Así que me voy a soltar, y voy a ir desgranando algún que otro diario de viaje por aquí. Os regalo, de momento, el primero.

DÍA 1

Fijada nuestra ruta, emprendemos la marcha. Realizamos el primer tramo Buenos Aires – Laboulaye. A pie. No hay límites cuando de viajar se trata.

Guardamos nuestras provisiones en enjutas mochilas. Un señor mayor nos hace de guía los últimos 33 kilómetros. Ayer no lo conocíamos, hoy es uno de nuestros mejores amigos. Puede que mañana haya muerto, y con él, nuestra primera experiencia. O no.
DÍA 2
No queda agua en nuestras cantimploras, así que improvisamos un sistema para potabilizar el agua de la lluvia. Hemos utilizado escroto de buey para tal fin. El buey, riquísimo por cierto, se llamaba Libertad. La primera noche la pasamos durmiendo con unos nativos bastante cariñosos, los cuales insistieron en enseñarnos un ritual sorprendente, el Sopl’anuk’has. Esta noche, las estrellas nos abrigarán. Avanzamos tras el descanso usando como brújula el canto de las jirafas.
DÍA 3
Desayunamos en un comercio de nativos de la provincia de Santa Fe, un starnosequé. El chamán nos ha ofrecido un frapuchino a base de raíces y líquidos ancestrales. Entramos en contacto con la naturaleza en un baño de una estación de servicio, imposible no sentir espíritus que hace lustros habitan en estas tierras, sobre todo tras abrir la tapa de la letrina. Vamos bien sueltos al baño tras el ritual de ayer.
Un niño nos ofreció una sonrisa que nos sirvió de alimento para la caminata del día, llegaríamos a San Fernando del Valle de Catamarta al anochecer. Nuestras fuerzas van menguando, nuestro pan élfico también. Nuestra alma crece a la misma velocidad que decrecen nuestras provisiones de porros. Mierda.
DÍA 4
Cambiamos un par de alfajores y un chaval, que conocimos en nuestra ruta a camello, por un Jeep 4×4. Vamos por el desierto siendo los putos amos. Nos arrepentimos a las 3 horas (en realidad, nos quedamos sin gasolina) y andamos hacia el norte. No importa el cómo, importa el con quién. Contigo yo me siento el rey del mundo, desde el momento en que dijiste que me quieres solamente a mí. Que el destino nos alcance. 
DÍA 5
Al alba, unos gallos nos hacen de despertador. Los smarphones no tienen cabida en la pequeña localidad de Villaverde del Cabriel. Tampoco los ordenadores. Estamos escribiendo esto en un telegrama que envían desde una granja a los servidores de WordPress. Algún día llegará, nos han prometido.
Huele a azufre y a terciopelo. Unos ancianos locales nos han revelado el secreto de la vida mientras jugábamos con ellos al ajedrez. En el camino veremos llamas y mapaches. Viajar nos alimenta. Orgullosos nos colocamos nuestras mochilas y arrancamos. No hay descanso. Al anochecer dormiremos en el primer montículo de vegetación que parezca acogedor.
DÍA 6
Hoy hemos conocido a un tal Manu Chao mientras chupábamos musgos para desayunar. Menudo fantasma. Miramos con añoranza nuestros tuppers vacíos, un mapache se ha comido nuestra última ración de tortilla.
Nos terminamos de merendar al mapache en comunión con la naturaleza, y nos bañamos en un manantial cercano. Comenzamos a seguir los pasos del Che Guevara en Bolivia. Él llevaba un rifle, nosotros bolígrafos y cámaras de fotos, aunque mi padre dice que una buena ostia tampoco me habría venido mal.
DÍA 7
Llegamos a la región perdida de MachuPichu. No hay rastro de vida humana en 174 km a la redonda. Añoro a Pamela y sus mamellas. El mal de altura no es tan grave como el dolor que me dejó en el corazón. No necesito alas para volar, prefiero tereré. Cruzaré llorando el jardín, y con tus recuerdos partiré, lejos de aquí. De día viviré pensando en tu sonrisa, de noche las estrellas me acompañarán, serás como una luz que alumbra en mi destino, me voy pero te juro que mañana volveré. Un picotazo de mosquito me devuelve a la realidad.

 

DÍA 8

Empacamos lo poco que nos queda tras el robo de anoche y emprendemos la marcha de vuelta. El desayuno estaba cojonudo, leche de abeja, miel de oveja, tuétano tostado y un pétalo de árbol. 

DÍA 9

La diarrea del viajero no es un rumor, existe, y la sentimos en nuestras carnes, afortunadamente, nos quedan 100 km para llegar a Buenos Aires.

DÍA 10

Me cago en la puta leche de abeja. Que diarrea, copón. Nos quedan 200km a Buenos Aires, ¿qué hemos hecho? ¿dónde estamos? Ojalá tuviéramos el mapache aquel, que bueno estaba, chorra. Cazamos una rata y nos la calentamos.  Veo unas bayas muy apetecibles y me las como, como si esto fuera el “Don’t starve”… Echo de menos mi ordenador y el Steam. Qué buenas las bayas, quiero más. Me como todas. Mi amigo dice que las deje, a ver si te voy a dejar a ti, payaso. Salgo corriendo con más bayas, se me caen los calzoncillos por el camino, me da igual, no saben a bayas.

DÍA 11

Empiezo a ver cosas raras. No, las cosas raras empiezan a verme a mí. Qué colores tan bonitos hay por aquí. Pierdo a mi compañía de viaje, pero me encuentro al señor del día 1, ¿es muy guapo, o es cosa mía? ¿será efecto de las bayas? Tiene buen culo, me está metiendo mano, un segundo, ¿qué es todo esto?

DÍA 12

… (Ligeros aspavientos)… (tos)…(lloros y lamentos)…(más diarrea)…

DÍA 13

…(diarrea)…(hambre)…

No tengo ni idea de dónde estoy, pero creo que la policía acaba de entrar por la puerta y se llevan al amable señor esposado, ya no me parece nada guapo. Me ponen una manta encima como la que le ponen a Bruce Willis al final de Jungla de Cristal (se pueden hacer ya spoilers de esa peli, ¿no?, va, que es muy vieja).

DÍA 14

Salgo del hospital y me voy de birras con los amigos.

-¿Qué tal el viaje? ¿Has follao?

-Meh.

Texus π

En el sitio donde paso la mayor parte del día existen innumerables aparatos tecnológicos de vanguardia y de calidad, pero por una conjunción de elementos y tiempo libre, que relataré otro día que me apetezca, resulta que tengo un fax al lado de mi mesa que me manda, muy de vez en cuando, mensajes desde el futuro.

Esta mañana, mientras tomaba mi segundo café de las 11:00, el fax se ha puesto como loco a imprimir. Voy a intentar hacer un resumen de lo que ha salido, ya que cada vez que escaneo algo que sale del fax futurista, en la imagen digitalizada en el ordenador me aparece el logo de “I WANT TO BELIEVE“.

(Empieza el recorte)

………….

Castejano

MANUAL DE USUARIO

Guía rápida
Tienes en tus manos el flamante Texusπ el nuevo smart-sapiens-phone de nuestra compañía, que hará las delicias de los más pequeños, grandes, y medianos de la familia.
Te recomendamos descargar la batería completamente en el primer uso del dispositivo, y recuerda sacar a los bebes y animales domésticos de la habitación donde hagas la primera carga. Las pilas de uranio de otra compañía no son compatibles con el Texusπ , así como no podemos asegurar que el dispositivo no te explote en la cara si utilizas un cargador sin nuestro sello de calidad.

Pasos imprescindibles
Este dispositivo reluciente y sorprendente te hará situarte en el mismo escalón social en el que está toda la gente a la que quieres igualar y con la que crees sentirte identificado, no olvides mostrarlo cuando te encuentres cerca de ellos para que vean que tienes el último modelo* de nuestra compañía. Tienes que tener cuidado si te gusta mucho una chica, pongamos que se llama Teresa, y no dejarla en evidencia con un móvil de mierda delante de sus amigos.

*Le recomendamos que se lea rápidamente esta guía, ya que en breves su nuevo smart-sapiens-phone será relevado a la categoría de móvil antiguo. Es posible que en el momento de redacción de esta guía, nuestros expertos en márketing hayan recibido ya los nuevos dispositivos que os vamos a intentar vender año que viene.

Conexión in-brain
Para un correcto uso del dispositivo, no olvides conectarlo con tu cerebro en primer lugar, para que Texusπ sepa todo el rato cuáles son tus preocupaciones, como de genial eres para que puedas compartirlo con otros humanos, y para que sepamos qué quieres que te vendamos después y pienses que ha sido idea tuya. Nuestros patrocinadores están esperando. Hemos desarrollado este dispositivo para que sea más empático que muchas personas, a ver si así gente como Teresa se vuelven un poquito más humanas y no te dejan por el tío sensible de turno.

Conexión li-fi
Puedes conectar el Texusπ utilizando una conexión luminosa a las bombillas de tu hogar u oficina, a través del menú de configuraciones. En caso de mala calidad de señal, limpia el sensor, eliminando los restos de Apetinas con ketchup, que sabemos te gusta mucho usar el cacharro sin limpiarte las manos.

Conexión wi-fi
Para los mayores de la casa: si todavía utilizan el arcaico sistema WiFi, pueden ponerse muy nerviosos buscando cómo conectar este dispositivo, mientras uno de sus familiares muy sobrados os indican condescendientemente como hacerlo. Explíquele mientras que si no llega a ser por ustedes y todos los e-mail que reenviaron en su juventud, internet hubiera cerrado en el 2000.

Conexión ci-fi
Puedes conectar el dispositivo a un catálogo inmenso filmográfico retro-futurista como Stark Trek, Star Wars u Odisea en el espacio. El visionado de películas censuradas por apología de terrorismo, como 1984 o La vida de Brian, será inmediatamente notificado a los cuerpos de seguridad jurídica del Estado. También ofrece sugerencias a gusto de tu pareja, lo cual me hubiera venido bien para saber que a Teresa no le gustaba Amanece, que no es poco.

Conexión spoty-fi
Ahora el Texusπ viene preconfigurado con listas musicales automáticas y públicas, que muestran a los demás lo interesante y culto que eres. El “modo de escucha aceptable” hará creer a tus seguidores que estás escuchando el álbum bueno del grupo que hay que oír en ese momento, mientras puedes recrearte con Camela, o su versión inglesa, Muse.

Conexión pertur-fi
Texusπ está preparado para enviar cada 2 segundos toda tu información al gobierno. Nos obligan a decírtelo, pero sabemos que te da igual. Total, no haces nada malo, ¿verdad, pájaro?

You2be
Texusπ se encenderá cada 4 horas para darnos el parte de nuestro presidente, Don Rubius, aunque puedes poner tus vídeos preferidos en segundo plano gracias a esta aplicación. Como ese vídeo de un monete que va en las espaldas de un mono que veía yo con mi Tere y ella se reía.

SMSs y MMMs
Puedes usar también este dispositivo para realizar el noble y antiguo acto de prostituir nuestro idioma, enviando mensajes cortos llenos de faltas, por los que te cobraremos 100 veces más de los que nos cuesta a nosotros enviarlos. Aprovecha también y manda fotos de tu miembro por MMSs, acompañándolos de un texto como “TERE TE KIERO”.

Llamadas
Los mayores de esta compañía me dicen que, por lo visto, el nuevo smart-sapiens-phone que tienes en tus manos también sirve para hacer una cosa que ellos llaman “llamadas”. Yo no tengo ni idea de que es eso, pero como soy el becario y con la última reforma laboral mi contrato es de un plato de sopa por realizar esta guía, paso del asunto ya. Me voy a por una litrona. Tere vuelve por favor.

(Copyrigth 2037 – All rigths reserved · United States Of North America by the grace of God and Google Jobs)
(Copyrigth 2037 – Tous drois réservés · Eurasie)
(Copyrigth 2037 – Todos los derechos reservados · Estados Bolívares del Sur)
({+B┤♀þü 2037 – ê○╝♂2 ▬ ûc♂þi○Bc♂▬.,Þ78 · Murcia)

……….

Y aquí se corta el recorte recibido.
Es curioso, parece que viene manchado de Apetinas con ketchup.

Voy cruzando el calendario

Es curioso el diseño de la mayoría de calendarios de pared. Hablo de aquellos que tiene los días dispuestos en una cuadrícula, dejándote espacio para escribir compromisos o quehaceres en cada una de las jornadas que representa cada número.

Me recuerdan a un cómic, una secuencia de viñetas que están encorsetadas entre cuatro líneas rectas, y que una detrás de otra y de forma ordenada, esconden la historia que vamos a vivir o hemos vivido hasta este día.

 

Para cumplir mejor su función, el calendario prefiere tener más días a la vista que espacio para escribir – para escribirme parrafadas encima, cómprate una agenda, parece decirte desde la pared-, y nos vemos obligados a reducir a un par de líneas el evento o situación a vivir. Pero es curioso cómo, al ver esa pequeña descripción de una historia pasada, nuestra mente empieza a maquinar y a recordar lo que sentimos en ese momento, o al ver el nombre del evento marcado para el futuro, empezamos a imaginar cómo será. Los apuntes en un calendario son un link que utiliza nuestro cerebro para abrir un abanico de sensaciones y emociones, que se escapan de la aburrida linealidad y cuadratura de la matriz que forman sus números. Es remarcable cómo asociar en el tiempo un evento que pasamos, o pasará, nos ayuda a escapar del coñazo de línea recta temporal
en la que vivimos.

 

Y ocurre que, los que sean precavidos, apuntarán el futuro a lápiz, por si hubiera que borrarlo. Y los que sean organizados, apuntarán las citas del médico. Las personas apasionadas, apuntarán con rotulador grueso el evento que más desean de aquí hasta que ocurra, y las nostálgicas, llegarán alguna que otra noche y apuntarán algún detalle para recordar ese día vivido. Incluso hay quiénes apuntan en un calendario todos los eventos de sus seres queridos, pues han descubierto que las experiencias contadas y compartidas son otra forma de vivirlas.

 

Cuando vayas a casa de alguien, fíjate en su calendario, y sabrás más de esa persona que de lo que te pueda decir.

Parte de incidencias

Un domingo volviendo a Valencia en Blablacar desde Madrid, un tipo interesante y simpático, al que le cantaba un poco el ala, me pidió, tras la confianza que se adquiere chocando codos durante 4 horas, que enterrara un documento por él, para alejarse lo más posible de un turbio asunto y no saber nada más de lo ocurrido en lo que le quedara de vida.
Le hice caso, y como no hay mejor manera de enterrar algo en el siglo XXI que escribiéndolo en un blog, aquí lo voy a dejar:

SAMUR – PROTECCIÓN CIVIL – MADRID
UNIDAD MÓVIL 199123
PARTE DE INCIDENCIAS
Viernes 22 de Abril – 23:00
Zona de Moncloa.
Unos jóvenes menores de edad nos llaman por un coma etílico. Aparecemos en 4 minutos. Aplicado protocolo de reanimación con éxito. Hemos llegado antes que la policía, por lo que le hacemos un favorcillo a los chavales y nos quedamos las birras para evitarles un jaleo. Llamamos a los familiares del menor atendido y nos confirman que aplicarán el protocolo de vendimia este año.

23:30
Sin incidencias.
Movemos la unidad móvil a un 24h para pillar unas patatuelas que peguen con las cervezas. Al enfermero le parece mal, así que llamamos a otra unidad móvil para cambiarlo por un enfermero mío, compañero de facultad.

Sábado 23 de abril – 01:13
Plaza de Lavapiés.
Un grupo de personas jugando al fútbol ha golpeado a una señora con el balón. Contusión leve cranoencefálica, acompañamos a la señora a casa tras aplicarle el protocolo, no sin antes pillar un poco más de cerveza que se nos estaba acabando. Aparecen unos cigarros liados con lo que parece ser THC en forma de hoja, mezclado con tabaco, en una de nuestras estanterías de la parte trasera de la unidad móvil.

02:35
Ópera.
Una movida chunga entre seguidores del Real Madrid y del Atlético de Madrid acaba a navajazos. Joder macho, ¿esta gente no puede relajarse o qué? Puff, movidote. Con lo tranquis que estábamos ahí pim pam a lo nuestro, con todo esto lleno de humo.
Aparecemos a los 23 minutos de la llamada.
Atendemos las heridas, ningún herido grave. El perro de policía no para de ladrarle a nuestra unidad movil, tranqui chucho. La policía requisa una bolsa con cocaína a los violentos, pero mi compañero el enfermero me comunica que uno de los heridos en la ambulancia llevaba otra bolsa en el bolsillo, la cual hemos guardado convenientemente para que nadie se intoxique.

03:00
CARRETERA.
JALEO.
BUAAAAAA LA BOLSA DE FARLOPA ESTÁ EN EL SUELO, VACÍA, FIJO QUE SE HA CAÍDO POR AHÍ.
COCHE OSTIAO EN LA CUNETA.
APARECEMOS AL MOMENTO, AHÍ ESTAMOS. LOS AMOS. EL SAMUR. OEEEE OEEEE. SE NOS PONE CHULETA EL CONDUCTOR. NO LE HA PASADO NADA. EL TIPO SE HA SALIDO DE LA CARRETERA Y NOS HA LLAMADO LA POLI POR SI LE PASA ALGO AL NOTAS. SE PONE CHUNGO EL TIPO. LE METO UN MECO. LO SUBIMOS A LA AMBULANCIA Y LE DAMOS DE OSTIAS. LO TIRAMOS A LA CALLE Y LO DEJAMOS AHÍ, QUE SE JODA.

06:00
Malasaña.
Unos muchachos nos llaman por una reyerta. Aparecemos en 10 minutos. Unos seguidores de Wes Anderson se han encarado con unos detractores, provocando heridas morales en un par de ellos. Llamamos a nuestro equipo de psicólogos, que aplicará el protocolo correspondiente. Mi compañero enfermero ha desaparecido gritando por el barrio. Uno de los chicos de la reyerta nos da un abrazo y nos regala unas setas, que guardamos para que nadie se intoxique.

Ü☼:þþ
Bajos de Argüelles.
Flipamos con el color del cielo ¿siempre es así de azul por la mañana?
Nos llaman de un bar. Una mujer se ha puesto de parto. ¿No es preciosa la naturaleza humana? Acudimos encantados, aterrados eso sí, por las malas presencias que se nos van presentando en nuestro camino. Aparecemos en -3 minutos. En 5 minutos. En -4 minutos. ¿Qué hora es? Cuando llegamos, el horror: En un infierno rodeado de llamas, una mujer grita en el suelo. Nos acercamos y observamos con violencia cómo el mismo diablo sale de sus entrañas, recitando discos de Perales en sentido inverso, lleno de fuego, sangre, y un líquido -que nos recordaba a kalimotxo pero no sabía para nada igual-. Agarramos al hijo de Satanás, y votamos entre todos que lo mejor es llevarlo ante Cthulhu, a pesar de que la señora en el suelo gritaba algo de Inc-ub-adora. Nos montamos en nuestros dragones y nos vamos de allí antes de que nos pase algo.

10:00
Hace frío en las mazmorras del castillo. Escribo esto aquí con la esperanza de que mi amada acuda en mi rescate, pues yo la salvé de un temeroso dragón en lo alto de su fortaleza hace ya 3 lustros. Estoy sólo, tengo hambre, y creo que he hecho mis necesidades encima. Aquél que sea mi captor, vive Dios que no tendrá Tierra Media dónde esconderse.

13:15
Me levanto por el agua que me tira a la cara un policía, me sacan del calabozo de la comisaría de Aluche. No tengo ni idea de lo que pasa aquí, si hace 10 minutos yo estaba sacando a un chiquillo de un coma etílico.