La primera publicación era mejor

Desde aquí, y como autor de esta suerte de blog, quiero pedir perdón a toda aquella persona que haya caído en esta página y haya acabado leyendo alguno de los post que pululan por aquí. Además, salta a la vista que el diseño es bastante mejorable, por todos los lados.

 

Como ya te habrás dado cuenta, el autor peca de presuntuoso, de hipócrita, en ocasiones contradictorio y muchas veces se pasa con su ego; aprovecho estas líneas para recalcar mis disculpas al ser Demasiado Humano.

 

Seguramente, a estas alturas, ya estarás pensando “¿pero quién se ha creído este tío?”, “no tiene ni puta idea de escribir”, “menudo juntaletras de pacotilla”, “espero que su trabajo lo haga mejor”, “debería estar viendo una película en lugar de estar leyendo esto” o “¿qué me puedo hacer para cenar?”.

 

Y, efectivamente, es cierto que intento hacer surrealismo usando plastidecores, que utilizo la palabra cuñao en demasiadas ocasiones, y que Futurama es la mejor serie de animación de la historia; pero te reto a sacar la cabeza por la ventana y ver que día de sol hace hoy.

 

Si todavía no te has leído entero el blog de Jose A. Pérez, no vuelvas por aquí hasta entonces. Si no te has visto aún las temporadas completas de Muchachada Nui ni te has recreado con los Vengamonjas, en serio, aprovecha mejor tu tiempo y déjame con mis cosas a mí, que bastante tengo. En caso de que quieras surrealismo del bueno, mírate Amanece, que no es poco, hasta que te la sepas de memoria. Si has venido en busca de cinismo, te recomiendo echarle un ojo al telediario de Antena 3, dan unas clases magistrales. Y si quieres una visión de la España actual, lee Luces de Bohemia, de Valle Inclán, y quédate con el ojete torcío al comprobar que seguimos siendo así de esperpénticos un siglo después.

 

PD: Lo bueno de esta entrada es que puede ser leída después de leer cualquiera de los artículos contenidos en esta página